Innovar no es una responsabilidad exclusiva para líderes y emprendedores

Desde hace buen tiempo se viene hablando de la importancia de la innovación y la creatividad en diferentes entornos de nuestra sociedad, más recientemente, en el mundo de la producción de ideas, emprendimientos o startups. La acogida de este concepto (innovación) en el mundo de la tecnología, prácticamente lo ha convertido en una de las mayores premisas del día a día de muchas compañías, y hoy, muchas de ellas dicen ser “las más innovadoras” o que “tienen procesos innovadores” o que se complementan sus procesos con un “área de innovación”. Por otra parte, puede pensarse también, que es un término atribuible solo las características y objetivos de los emprendimientos de nuestros tiempos, escuchamos decir mucho que los mejores emprendimientos surgen de la innovación o reinvención de algún producto o servicio.

Todo eso, está muy bien y lleva a las compañías (maduras o Startups) y a sus colaboradores a refrescar sus procesos y los paradigmas de trabajo y productividad. La intención, no es realizar una crítica a la innovación, sino resaltar uno de sus pilares más fundamentales, las personas, y entender que este concepto trasciende los lineamientos corporativos de las organizaciones y que debe ser algo también tratado desde el punto de vista individual. No pretenderemos tampoco en este escrito, explicar en profundidad de que se trata este concepto tan amplio y estudiado por expertos, pero buscar una reflexión sobre lo que hacemos en nuestro día a día, lo que creemos que es “Innovar” y finalmente, preguntarnos, como parte activa de una organización como Sophos Solutions: ¿a quién se le otorga la responsabilidad de innovar o gestionar la innovación, en una compañía?

En general, muchos podríamos rápidamente asumir que los procesos de innovación o la generación de las grandes ideas reveladoras, disruptivas y exitosas, son responsabilidad de las personas que hacen parte de las áreas de Innovación corporativa o de Investigación y desarrollo (I+D), o incluso, que es responsabilidad de los líderes, porque finalmente son los encargados de apalancar los resultados con “estrategias innovadoras”. Sin embargo, poco se habla, desde mi punto de vista, de la importancia de que cada persona, como parte activa de los procesos corporativos, tome su parte en la responsabilidad de repensar sus actividades diarias y buscar la manera de optimizarlas identificando y proponiendo cambios o mejoras que aporten a los objetivos.

Considerando todo lo que implica la idea de ser innovador, podemos probar el concepto a una escala menor. Se trata entonces, de hacer el ejercicio de ser creativos, aún con las pequeñas actividades, para alimentar el hábito de cuestionarnos si la forma en la que hacemos las cosas puede ser diferente o mejor, aunque la idea tampoco es llevar esto hasta el otro extremo de volver las actividades más complejas. Podemos partir de cambios sutiles en el día a día como por ejemplo gestionar alertas o recordatorios para las actividades, registrar diariamente la planificación del día o, usar las habilidades en el manejo de las diferentes herramientas corporativas que tenemos a nuestra disposición, para administrar de otras maneras la información que fluye gracias a nuestro trabajo, observando por ejemplo, si las tareas que son mecánicas y repetitivas pueden automatizarse con apoyo tecnológico o podrían optimizarse centralizando la información para los demás. En fin, las posibilidades y escenarios están abiertos para ser aprovechados según las necesidades que tengamos. El objetivo en última instancia será generar un valor novedoso al resultado de nuestras tareas, que facilite llegar a nuestros objetivos. Para lograr esto, debemos dejar de lado el miedo a salirnos de nuestras funciones, por el contrario, podríamos considerar esta observación crítica a nuestras actividades como una manera de potenciar nuestras funciones y ser aún más aportantes a los procesos corporativos.

Finalmente, los invito a repensarse como agentes de cambio, a proponer formas diferentes de hacer las cosas sin temor, a tener en cuenta que cada actividad que ejecutamos aporta, cada correo, cada mensaje, cada documento que creamos. Todo lo que hacemos tiene valor y este valor repercute en el objetivo que nos trazamos como equipo.

Publicado: noviembre 24, 2022

También podría gustarte

Sophos Solutions recibió tres galardones en los Premios AWS

Ser Service Partner of the Year nos motiva a seguir innovando. En Sophos estamos a la vanguardia de las nuevas tecnologías y metodologías del mercado y las adaptamos de forma ágil para nuestros clientes. Somos cocreadores de soluciones flexibles asociadas a la nube; aplicando tendencias como inteligencia artificial y Blockchain, que abren la puerta a nuevas alternativas de negocio.

Desplegando entornos de desarrollo integrado (IDE) seguros con AWS – Parte 2

Bienvenidos de nuevo, en esta entrega vamos a abordar el despliegue de nuestros entornos a una escala empresarial y agregaremos características como protección a nivel de red, aseguramiento y trazabilidad de las sesiones conectadas a nuestros IDEs, e incluso dejaremos la puerta abierta para seguir explorando y experimentando con estos servicios.

De la ingeniería química a la ciencia de datos

Cada vez es más frecuente que escuchemos términos como ciencia de datos, analítica, inteligencia artificial (IA), Machine Learning, Big Data, entre otros.

Innovar no es una responsabilidad exclusiva para líderes y emprendedores

Desde hace buen tiempo se viene hablando de la importancia de la innovación y la creatividad en diferentes entornos de nuestra sociedad, más recientemente, en el mundo de la producción de ideas, emprendimientos o startups.