Despertemos la creatividad

Eres creativo lo sepas o no, la creatividad no es más que la capacidad que tenemos todas las personas de generar ideas nuevas y útiles para llegar a dar solución a un reto. En palabras de Ken Robinson, pionero de educación en creatividad, la capacidad creativa es aquel elemento único que tenemos absolutamente todas las personas en el que nuestras aptitudes naturales (talentos), y nuestras inclinaciones personales (pasiones) se encuentran para generar ideas creativas.
Piensa en las decisiones que has tomado últimamente, respondiendo a preguntas como: ¿qué vamos a comer hoy?, ¿cuál lugar es mi próximo destino de vacaciones?, ¿qué producto necesito?, ¿cuándo voy a hacer mercado? Ahora bien, tómate unos segundos para preguntarte si las respuestas a estas preguntas son decisiones racionales. Duncan Wardle, expresidente de Innovación y Creatividad en Disney, argumenta que la respuesta a todas estas preguntas siempre se da por nuestra intuición, aquellas decisiones que confiamos más a nuestras emociones que a la razón.
Según estudios en psicología, nuestro cerebro es 13% conciencia (razón) y 87% subconsciencia (intuición), y lo cierto es que la mayoría de las personas solo trabajamos con el 13% de nuestro cerebro en el 95% de las actividades de nuestras vidas. El otro 87% está siempre ahí, listo para trabajar, pero es mucho más difícil acceder a este debido a nuestro afán del día a día y al posible estrés que este nos genera.
Dicho esto, piensa ahora en el rápido avance de la inteligencia artificial y su influencia en nuestra sociedad. Se dice que en los próximos diez años le quitará el trabajo a más de 30 millones de personas solamente en Estados Unidos, lo que equivale a casi el 10% de su población. A eso súmale que gracias a la automatización las personas vamos a tener cada vez más tiempo libre en nuestra cotidianidad, tiempo vital para pensar en darle propósito y sentido a nuestras vidas.
Entonces ¿cómo competir contra algo que piensa cien mil veces más rápido que nosotros y que su existencia cada vez será más necesaria debido al valor que genera?
La respuesta está en confiar y utilizar ese 87% de nuestro cerebro, en nuestra intuición. Para ello existe una capacidad fundamental que necesitamos despertar y desarrollar, nuestra creatividad.
Hay que entender que la creatividad no es solo componer música, diseñar la mejor escultura o pintar el mejor cuadro posible. Absolutamente todas las personas nacemos y crecemos con una capacidad asombrosa para imaginar y crear, pero debido al pasar de los años, a las responsabilidades urgentes y a las necesidades en cualquier contexto; vamos perdiendo esta capacidad sin siquiera notarlo.
Si hay algo que caracteriza a una persona creativa es tomar conciencia de tener espíritu de niñez con madurez. Esto quiere decir que definitivamente, al igual que los niños, debemos tener una disposición alegre para imaginar en cualquier contexto, dando siempre soluciones rápidas gracias a nuestra intuición. Y a esto agregarle la madurez, esa que nos permite ser conscientes de los conocimientos y experiencias vividas al pasar los años y del cómo de estas, se podría sacar provecho para generar ideas creativas que tengan un alto impacto en nuestras vidas.
Teniendo en cuenta lo anterior, podríamos decir que, en relación con la capacidad creativa, hoy en día uno de los más grandes retos de la mayoría de las compañías es el de retener el talento. Y el talento se retiene con retos que inviten y logren desafiar su estatus quo. Pero ¿cómo hacemos esto?, ¿cómo promovemos retos que desafíen el estatus quo?
Grandes compañías como Google, Amazon, Disney, Apple y muchas otras; nos dan la respuesta. Todo parte de la relación entre la cultura organizacional y la solución a estos retos de manera creativa. La clave está en los equipos de trabajo, esos que desde cualquier área de conocimiento motivan e invitan a desarrollar la capacidad creativa para innovar, proponen ideas que van más allá de una simple ejecución del día a día y que siempre tienen tiempo y espacios para imaginar y crear. Equipos con líderes libres de egos que son uno más y trabajan a la par para resolver retos enfocados a la estrategia y que promueven desde la actitud, motivación y disciplina sus conocimientos convertidos en ideas creativas para el servicio de los demás. Una cultura que nace de líderes que saben cocrear en equipo.
Así pues, en palabras de Teresa Amabile, “la creatividad se enlaza con la felicidad, porque no solo brinda herramientas para mejorar y transformar la propia cotidianidad, sino también, el poder de construirse a sí mismo. La creatividad libera la fuerza interior que hay en todo ser humano.” Seamos entonces conscientes de la vital importancia de ser creativos para nuestra vida, nuestra compañía y equipos de trabajo, y en general para nuestra sociedad.
Recordemos siempre un concepto básico, la innovación no es más que la implementación exitosa de una idea creativa en un contexto, mercado y/o sociedad.

Publicado: julio 13, 2022

También podría gustarte

Desplegando entornos de desarrollo integrado (IDE) seguros con AWS – Parte 2

De la ingeniería química a la ciencia de datos

Innovar no es una responsabilidad exclusiva para líderes y emprendedores

LA FAMILIA .NET